Taller de Soltar – Clase 3.

Módulo 3: La pareja como espejo.

El origen del sufrimiento es el apego, que crea la ilusión del ego. Buda

Imagínate que vas por una selva. Te encuentras un río y debes seguir tu camino. El río es muy profundo, no lo puedes cruzar caminando, no hay un puente, ni un barco, ni un vado. Entonces, durante días y días, durante semanas o meses, te dedicas a construir un bote, un bote que te permita cruzar el río. Y lo haces. Y estás contento contigo al otro lado del río porque construiste tu bote que te permitió seguir. Y piensas: «quizás haya otro río», «quizás pueda evitarme el trabajo de seguir construyendo otros botes», «debo llevar el bote conmigo». Y entonces, intento avanzar por la selva cargando con él, pero es tan difícil, es tan complicado… Tropiezo con cada rama, me llevo por delante cada liana… Es imposible, pero persisto. No quiero dejar este bote después de todo, ha sido tan útil para mí. Y sin embargo, esto, que un día me salvó, este bote que un día representó la posibilidad de seguir, hoy es mi mayor impedimento.

Ser un adulto significará aceptar que soy capaz de hacerlo, una vez más. Significará dejar atrás aquello que hoy no me sirve, aquello que alguna vez me sirvió pero que hoy no tiene sentido en este camino. Y apostar, a que si hay un nuevo río, seré hoy más sabio para construir un nuevo bote.

(Soltar, dejar, partir. Jorge Bocay)

¿Por qué no somos capaces de soltar?

El problema para soltar está en que nos apegamos a algo. Una de las principales causas de sufrimiento es el apego al pasado, a personas, situaciones, circunstancias o lugares que hoy ya no existen tal y como eran. No existen ahí fuera, pero siguen intactas dentro de nosotros.

En el amor, las cosas se complican un poco, pues cuando realmente queremos a una persona, no sólo damos. También permitimos que esa persona deje algo en nosotros. Soltar a esa persona no sólo implica dejarla ir; mucho más allá, implica dejar ir la parte de nosotros mismos que nació de esa relación. Implica despedirnos de una parte interna, de una parte de nuestra identidad, de nuestras esperanzas y deseos. Si nuestro mundo interior es fuerte y sano, la separación provocará un fuerte impacto, dolerá, sentiremos un vacío; pero ese vacío será tolerable. Si la persona amada vino a suplir carencias, el vacío se tornará tan intolerable, que nos aferraremos a ella en un intento desesperado de evitar esa especie de horror emocional.

Nos aferramos a ciertas personas porque tenemos miedo de continuar, porque el pasado conocido es más cómodo que la abismal incertidumbre de lo que todavía no ha sucedido.

Vive el presente, el aquí y el ahora ¿Qué es lo que tienes hoy? ¿Tienes felicidad, paz, tranquilidad? ¿O sientes dolor, desprecio y soledad? Si lo que sientes hoy es desesperación y tristeza, tus emociones te están mandando una señal bastante clara, escucha, atiende. Ellas son las que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Y cuando hayas soltado, entonces comenzará el duelo que tanto miedo nos daba. No debemos temer al duelo, pues es un proceso necesario para superar el dolor y aprender a vivir sin esa persona; es el proceso de reconstrucción de nuestro mundo interno, que lo rehabilita para volver a llenarse de todo lo bueno que está por llegar.
Además, no todo lo que soltamos es debido a la pérdida. A veces, soltar va vinculado a nuestro crecimiento personal. En nuestro caminar, hay personas, situaciones, trabajos o cosas que ya no pueden acompañarnos, que ya no tienen cabida. Hemos pasado a otro nivel de desarrollo y nuestras necesidades y deseos podrían cambiar al avanzar por la vida.

Para conformar una pareja duradera, debemos tener en cuenta según Bert Hellinger.

1-Nuestra Integridad individual
La pareja no es una solución para la soledad personal, ni está en condiciones de suplir nuestras carencias, como tampoco muchas de nuestras necesidades personales.
El amor para con el otro depende de nuestro amor propio. En nuestra pareja depositamos nuestro vacío interior y la hacemos responsable del mismo.
La vida de pareja dependerá de nuestra integridad como individuos y esta integridad depende de aspectos como:

2-Integración con el sistema de origen
La fuerza de vida nos llega de nuestros ancestros y especialmente de nuestros padres. De allí la importancia de que los tengamos bien integrados en nosotros mismos. Si estamos libres de reclamos, juicios y reproches. Si hemos logrado asentir a todo tal como es, a la vida como nos ha sido dada. Si estoy en paz con mi sistema, mi mirada estará libre y dispuesta para relaciones nuevas. Si estoy en paz con mi sistema, mi sistema me soporta y me apoya.

3-Cierre completo de relaciones anteriores
No es posible tomar a una siguiente pareja plenamente si la relación anterior no ha sido cerrada de la mejor manera posible. Es frecuente encontrarnos con que las nuevas relaciones construidas cargan con la sombra de lo vivido con una pareja anterior. Debemos reconocer, honrar, agradecer a las parejas anteriores, dándoles un lugar en nuestro corazón es indispensable para comenzar nuevas relaciones. Igualmente es importante darle lugar al dolor de la separación y al duelo correspondiente.

4- La integración con el cónyuge
“Quien no está de acuerdo con su pareja tal y como es, la perderá.”
Aceptar al otro tal como es, sin intentar cambiarlo ni modificarlo. No buscar hacerle al otro de padre o madre, ni buscar que nos haga de padre o madre. Relacionarse de tú a tú, con igualdad de rango y responsabilidades. Necesitarse mutuamente y ser concientes de la importancia del dar y tomar y del equilibrio que estos requieren.

5-Integración con la familia de origen del cónyuge
Según Hellinger la pareja tiene prioridad sobre los padres y debe ponerse sus propias reglas y valores, pero aún así cada uno debe saber que el otro es quien es, por su familia de origen. Asentir a ambas familias de origen permitirá que la pareja tenga fuerza y pueda mirar hacia el futuro: sus hijos, sus nietos, sus proyectos.

6-Equilibrio entre el dar y el tomar.
Cuanto mayor el intercambio, más profunda la relación y mayor el vínculo. Cuando este intercambio se realiza de manera amplia y a un nivel elevado y equilibrado, nos sentimos cómodos, alegres, ligeros.
El dar nos deja con sensación de alegría y plenitud y hay a quienes les gusta más dar que recibir o a otros les gusta más recibir que dar.
Tanto cuando damos en exceso o cuando tomamos en exceso, generamos una actitud hostil de desequilibrio que pone en peligro las relaciones y nos ponemos en peligro a nosotros mismos.
Este desequilibrio genera de nuevo descontento y sensación de vacío. Ninguno debe dar más de lo que el otro pueda y esté en condiciones de tomar.
Aquel que da poco y toma poco permanecerá libre e imposibilitado de relaciones profundas.

7-Los Hijos
Después de los padres vienen los hijos. La relación de la pareja siempre es primero y es de mayor peso que la relación con los padres o con los hijos. Es fundamental que ese espacio de pareja se conserve y se cuide.
Los hijos tomamos de los padres y aquello que nos fue dado por nuestros padres, lo compensamos pasándolo a la vez a nuestros propios hijos.
Los hijos no se encuentran en condiciones de devolver a sus padres todo lo que reciben de ellos y la compensación se dará de manera natural cuando los hijos den a su vez a sus propios hijos.

8-Hijos de matrimonios anteriores
Como ya dijimos es muy importante el reconocimiento de los cónyuges o compañeros anteriores y de los hijos ya existentes. Y en el caso de los hijos de parejas anteriores, éstos tienen prioridad a la posterior pareja e hijos nacidos de esta última unión.

En qué consiste el efecto espejo.

El efecto espejo nos da una visión en momentos dados de una parte de nosotros mismos que no reconocemos o que no conocemos o que está bien que esté allí fuera porque no es el momento. Cuando nos atrae algo de una persona, es porque esa persona tiene características similares a las nuestras o porque proyecta algo que nos gustaría potenciar.

Las personas con quien nos encontramos están delante de nosotros para mostrarnos una nueva parte de nosotros que necesitamos descubrir para crecer y para conocernos cada vez mejor.

El principio del Efecto espejo en las relaciones, que fue bautizado así por Deepak Chopra, nos dice que no vemos a los demás y al mundo en general como son sino que los vemos según como somos. Uno habla de uno y uno no puede hablar de nada que no sea de uno mismo. Todo es un auto reflejo… A este principio universal, unos lo llaman la ley de la atracción.

¡Nuestros problemas con los otros son nuestros propios problemas!

La gente nos trata de la misma manera que nosotros nos tratamos inconscientemente a nosotros mismos. El efecto espejo nos acompaña a todas partes, para bien o para mal. Así que los problemas que vemos en los otros son indicadores de nuestras proyecciones de nuestros problemas no resueltos y que crean nuestra realidad.

Cuando no podemos ver los problemas que viven en nosotros, los vemos en los otros y perpetuamos el problema. Aplicado a las relaciones de pareja, todo lo que no amamos de nuestra relación anterior, lo transportamos a la siguiente y seguimos enfrascados allí porque el problema no está en él/ella, sino en nosotros.

El Efecto espejo en las relaciones de pareja

Cuando podemos ver los problemas que viven en nosotros, podemos resolver estos problemas y cambiar a un nuevo esquema: nuestra realidad cambia… porque hemos cambiado el esquema, porque hemos cambiado la percepción y porque nuestra emisión energética ha cambiado. Atraemos otras circunstancias a nuestra vida. Cuando nos volvemos conscientes de que el problema que vemos en una persona lo tenemos en nosotros, esta persona que nos crea la percepción de un problema cambia desde nuestra percepción: esta persona deja de proyectarnos un problema.

Leyendo esto, quizás algunos sienten un cierto malestar y disconformidad… ¿Y sabes a quién no le gusta nada esta idea sobre todo? ¡A nuestro ego! A nuestro ego no le gusta nada este concepto de que somos responsables de absolutamente todo lo que nos pasa. Cuando las cosas se tuercen y cuando alguien nos refleja algo negativo, nuestro falso yo prefiere culpar a los demás o a factores externos y victimizarnos. Es cuando escuchamos nuestra voz interna susurrarnos: ‘Tú te has portado bien, es el otro que no se entera’.

Juzgar paraliza los beneficios del efecto espejo.

Vivimos en la ilusión de que la perfección es solo ser de una forma y que las cosas deben ser positivas para ser útiles y agradables. Rechazamos muchos aspectos de la vida porque los juzgamos negativos.Si evitamos juzgar a los demás, conseguimos ampliar nuestras percepciones. Los juicios son la principal interferencia con la información que podemos percibir. Empezamos a juzgar cuando tenemos expectativas de cómo tendrían que ser las personas y las cosas. Cuando infravaloramos o sobrevaloramos a los demás, nos disociamos de los demás y de nosotros mismos.

Cuando la gente nos critica mucho y sentimos que nos molesta mucho, tenemos que preguntarnos: ¿qué grado de autocrítica tengo conmigo mismo?

Los otros nos critican con la misma amplitud que nosotros nos criticamos a nosotros mismos.

Si digo a alguien: “Eres un egoísta”, lo que inconscientemente estoy diciendo es “Yo también soy un egoísta, pero lo veo solo en ti”.

Cuando juzgamos a los otros, es porque no queremos ver quiénes somos, no queremos ver la parte negativa que hay en nosotros. Cuando alguien reacciona contra nosotros, simplemente está reflejando una parte reprimida dentro de nosotros mismos.

Hagas lo que hagas, te lo haces a ti mismo. Si juzgas a los demás, sólo aumentas tus propios defectos”.

Buda

Cuando estamos con alguien que reconoce y acepta sus rasgos negativos, no nos sentimos juzgados. Cada rasgo humano es neutral hasta que alguien lo juzga y se convierte en algo beneficioso o perjudicial de acuerdo a su jerarquía de valores. Cuando apoyamos los valores de alguien, esa persona nos da libertad. Cuando retamos los valores de alguien, entramos en conflicto con esa persona. Todo se puede entender y amar pero cuando juzgamos nos apartamos de la comprensión y anulamos el proceso de aprender a amar.

Y para concluir sobre este asunto del efecto espejo, les hago la pregunta del millón: ¿Saben qué papel ocupa en nuestra vida la persona que mejor nos hace efecto espejo y que más nos puede ayudar a ver quiénes somos, como actuamos y como crecer? Si… ¡es la pareja!

Aplicar la Ley del Espejo

Para analizar esto es bueno que hagamos una lista con todas las cosas que nos molestan de las personas que nos rodean.

Probablemente nos demos cuenta de que hay valores que nosotros también estemos menospreciando; es decir, probablemente nos demos cuenta de que hay cosas que nosotros también hacemos mal.

Por eso, el siguiente paso es que hagamos una lista sobre aquello que tenemos que agradecer a esas personas que siempre nos incomodan (probablemente algo habrá hecho por nosotros o por alguien a quien apreciamos).

Podcast – Meditación.

Amor Propio.

Ley del Espejo.

Practica de Meditación.

Actividades:

  1. Se que este ejercicio puede resultar doloroso pero es necesario para poder sacar todo eso que tenemos en nuestro interior y para comenzar a ordenar nuestra mente. El ejercicio consiste en tomar una foto de la persona a quienes queremos soltar y durante 3 días poder mirar esa foto y decirle absolutamente todo lo que nos dolo, todo lo que nos lastimo. Al finalizar los tres dias quiero que puedas mirar esa foto y simplemente decir ” Gracias” y sostener esa palabra en tu corazón aunque aun no sea una verdad para vos, puede ser el comienzo de algo mas grande.
  2. En este ejercicio vamos a escribir una carta a esa persona, una carta en donde vamos a dar las gracias por todo lo vivido, por todo lo aprendió y por todo lo compartido, una vez finalizada esta carta la vamos a leer y al finalizar la vamos a quemar entregándola al universo.
  3. En este ejercicio quiero que pongamos el foco en el amor propio y quiero que pienses en 7 cosas que te gusten hacer, las vas a escribir en un papel y luego las vas a recortar y guardar esos 7 papelitos en una cajita. Cada dia por la mañana al despertar vas a sacar un papel y vas a tener que regalarte ese gustito, eso que te gusta hacer !! No tienen que ser grandes cosas puede ser una comida especial, una caminata o leer un libro. Lo importante de este ejercicio es que puedas pensar en realizar estas actividades sin involucrar a alguien mas, piensa que estos son momentos para vos mismo.

LIBRO DE REGALO.